5 signos de que está criando un niño de tercera cultura

¿Ha estado viviendo y trabajando en el extranjero con su familia durante varios años? ¿Tal vez se ha mudado varias veces de país? En un mundo empresarial cada vez más global, hay una generación de niños que crecen como niños de tercera cultura (NTC).

By Allianz Care | 03 15, 2019

Allianz Care - niño de tercera cultura

En el pasado, estos niños estaban en gran medida vinculados a quienes servían en puestos militares en el extranjero. Más recientemente, los niños de tercera cultura crecen con padres de una amplia gama de sectores, ya que la experiencia laboral en el extranjero es cada vez más atractiva para las empresas. Los niños expatriados también están cada vez más expuestos a la cultura del país en el que viven.

 

¿Qué es un niño de tercera cultura?

Es el nombre que se les da a los niños que crecen en culturas distintas a la de sus padres o a la que pueda figurar en su pasaporte.

¿Le suena? Hemos recopilado algunas otras formas de saber si usted está criando un niño de tercera cultura:

 

1)      Son multilingües

Muchos NTC pueden hablar más de dos idiomas, especialmente si usted y su pareja hablan diferentes idiomas y se habla un tercero en el país en el que están viviendo. Puede ocurrir, en función del grado de integración de sus hijos en términos de educación y vida social, que los niños hablan los tres.

 

2)      Volaron antes de tener dientes

Es probable que su niño de tercera cultura volara mucho antes de poder caminar. Es probable que usted tenga recuerdos pasando controles de seguridad con un bebé en brazos mientras plegaba un cochecito, persiguiendo a sus niños en los estrechos pasillos de los aviones mientras gateaban, o intentando calmar a su bebé asustado porque las luces de la cabina se apagaban por la noche.  

 

3)      Tienen amigos en tres culturas diferentes

Esto es particularmente probable si ha tenido varias asignaciones internacionales, en las que el final del año escolar a menudo implica un traslado a otro país. Aunque irse puede ser triste, internet permite mantener el contacto más fácilmente y los amigos están a tan sólo una llamada de Skype... lo que nos lleva al siguiente punto.

 

4)      Son genios calculando las diferencias horarias

Tanto si se trata de llamar a sus abuelos en su país de origen como a amigos del último año escolar, su niño de tercera cultura puede calcular la hora antes incluso de que usted haya desbloqueado su teléfono.  

 

5)      Parecen confundidos cuando alguien les pregunta de dónde son

Muchos niños de tercera cultura coinciden en que esta pregunta es la más complicada. Muchos creen que son ciudadanos del mundo más que de un país específico.

 

Aunque la despedida al final del año escolar es dura, ser niños de tercera cultura puede beneficiarles a largo plazo. Los estudios muestran que estos niños, cuando son adultos, son mejores sobrellevando los cambios y a menudo suponen una perspectiva más atractiva para las empresas.

Sabemos que esta lista no es exhaustiva. Deje su opinión en nuestra página de Facebook acerca de otras formas de saber que sus hijos son niños de tercera cultura.

Independientemente del número de culturas a las que pertenecen sus hijos, su salud y bienestar es su mayor activo.  Asegúrese de que sus hijos cuentan con la cobertura de salud que necesitan mientras viven en el extranjero con un seguro internacional de salud para familias.